lunes, 8 de agosto de 2011

Cuan verdugos somos?...




Estamos pasando por un período de falsedad e hipocrecía vergonzosa, para aquel que se ha detenido a captar las pequeñas o grandes incidencias diaria.
Incapaces de tener un sentimiento elevado, incapaces de saber lo que es la verdad.
Derrochamos a manos llenas lo vulgar, lo indigno, lo que puede significar placer.
Y por eso Frente a aquel que se a apartado para seguir el camino del arte, volvemos la cara y no lo comprendemos. Maldita época en que el hombre solo vale por su condición social y mantiene hermético su corazón, no siente caridad ni virtudes de amor a su prójimo.
Las palabras de Jesús, solo las siguen unos pocos,que pretenden salvar aún algo en ese inmenso caos que nos rodea.
Si quitáramos la venda de nuestros ojos, si contempláramos por un momento el tristísimo espectáculo de nuestra juventud, atraída por diversiones impropias a la calidad de un individuo ,que debería ser en el futuro el sostén de su hogar, nos horrorisaríamos.....
Por eso debe extirparse el mal en su origen, es decir dentro de la sociedad misma.
NO puedo menos que indignarme al pensar que esa misma sociedad es la primera en agraviar al criminal, al ladrón, al caído, sin detenerse a pensar que niñez ,que juventud pasó por el alma de esos pobres seres cansados de la injusticia y del mal vivir.
Se puede luchar cuando tratamos de elevarnos por todos los medios y se nos da la espalda?.........
Cuando la lucha es adversa, desgraciadamente no todos tienen la suficiente entereza para soportar, seguir adelante y se abandonan.
Es en ese momento cuando debemos tender la mano al desdichado, pero es muy cierto que como verdugos nos aprestamos a bajar el puñal que se hundirá en su corazón que ya ha perecido
Olga Giordano de Sommaruga.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a todos los que leyeron lo que escribi, con ayuda de mi hija Lourdes, podré dejarles lo que siento desde el corazón.
    Olga Giordano de Sommaruga.

    ResponderEliminar